Carlos Weber

Lea el Aguafuerte de esta semana

Comentario 

Chile: La batalla por la democracia

Elecciones presidenciales en Chile post dictadura Pinochet (1989)

Dos mundos: Una Perla

Dos mundos coexisten en un mismo espacio: La Perla, Puerto Rico (2011)

Chile: NO al general
Cuando el pueblo chileno le dijo NO a Pinochet, en un plebiscito histórico (1988)

Parte 2
Parte 1
​​​Calle 13 y estudiantes de Chile en huelga
Estudiantes de secundaria y universitarios en huelga, Chile (2011)
Parte 2
Parte 1
​​​Calle 13 influencia
Ellos se explican como grupo de música alternativa (2009)

Trabajos especiales



                                                      “AY!!! HERMANOS MIOS…COMO ME HAN CAGAO”  

17 de julio 201
6


 
“La noche de las elecciones, la tarima donde se esperaba al que ganó la gobernación, Alejandro García Padilla, era una delicia. El hombre llegó poco después de las diez de la noche, pero subió a la tarima casi tres horas después, alrededor de la una de la mañana. Todo ese tiempo estuve parado en una baldosa. Me dolían las plantas de los pies y la corva detrás de las rodillas por el cansancio y el estar parado, porque el hombre ya venía, ya venía, pero no terminaba de llegar. En varias ocasiones tuve que usar a mis compañeros fotoperiodistas para afirmarme y estirarme mientras la tarima se iba llenando de “patricios” del nuevo orden. Mientras hacía eso, junto a dos compañeros de un periódico empezamos a hacer el ejercicio de mirar a los que iban llenando la tarima. Eran los mismos blanquitos y blanquitas que siempre acompañaban al otro candidato que perdió las elecciones, pero estos con el corazón de otro color aunque salivando igual que los otros ante la proximidad de haber ganado la administración. “Ahora”, pensaban... y los más osados decían, “somos nosotros los que vamos a repartir el bizcocho”.




Por mi madre, y que me perdone Doña Rosa por haber usado su nombre tantas veces…hasta jurando en vano, que cuando escribí este párrafo, quería equivocarme. 

“Coño”, los que llegan no pueden ser tan “hijos de su madre “como los que se van”, pensaba. 

En algún sitio debe quedar algo de dignidad. El país, la gente, la desesperanza… y la esperanza deben golpear las sienes de los que llegan y en quienes se han cifrado las ilusiones de caminar por una alameda, quizá mas pobre y ajustada a nuestra realidad, pero transparente y poniendo el hombro para q sea mas justa, equitativa… y redistribuida en bienes, trabajo, derechos y deberes. Pero no, de nuevo, no me equivoque…Y no solo no me equivoque, sino que lo que ya se estaba incubando era peor de lo imaginado y la hedionda lengua de la serpiente, ya nos empezaba a lamer.

Anaudi Hernandez ya se había encontrado con “Jerry” Garcia Padilla y habían establecido su “yunta”. Ya también habían embarcado al hermano de Jerry, el nuevo gobernador de Puerto Rico, Alejandro Garcia Padilla. Me atrevería a creer que el gobernador no conocía la dimensión de los sueños de grandeza y corrupción que cruzaban en la cabeza de esa dos joyitas o, por lo menos, por la de Anaudi, que es el único de los tres, hasta ahora, al que han pillado con  las manos en la masa…y una masa muy bien amasada. Claro el hermanito del gobernador no debería salir ileso de esta escaramuza porque es responsable fiduciario de todo lo que se sabe y de lo que no sabemos….muchacho!!Creo que el gobernador pensaba de forma pueril 

“Jerry es mi hermano de sangre y Anaudi ha dejado los huesos para ayudarme a llegar donde estoy, así que estoy en manos limpias y buenas”. 

Por eso es que al par de semanas, los tres, junto a sus familias se fueron Europa y tomaron un crucero alejados de toda molestia cotidiana.

Que hablarían estos seres en medio del disfrute? Estoy seguro que el tema no era política pública de alto vuelo. El huevo de aquella serpiente ya debe haber estado a punto de dar nuevas crías que se corporizarían en varias empresas, a través de las cuales se canalizaron los contratos con  el sector público, ofreciendo servicios que no importaría si los sabían hacer o no. Se los otorgarían porque para eso ahora el bizcocho lo estaban cortando ellos. Primero, hubieron de poner gente de confianza en los sectores donde “postularian” por contratos. Empezaron con Acueductos y alcantarillados, Administración del Derecho Laboral y la Cámara de Representantes. Probablemente, después seguirían con otras, pero la torpeza y la ambición desmedida los encegueció y todo se hizo público, lo que obligo a los federales a meterles mano. No detallaremos como se produjeron esos asaltos a mano armada. Ya el país conoce a “grosso modo” los hechos, pero concluiremos que esto fue lo que obligó al Gobernador Alejandro Garcia Padilla  a hacerse  a un lado. No repostularse a la reelección y ceder la candidatura. 

Como esta pandilla hay otras por allí en los vericuetos gubernamentales de las cuales hay sospechas, pero se han cuidado más de no dejar certezas. Hay manejos “non muy santos” en los seguros que atañen al gobierno y que han enriquecido groseramente algunas familias. Otros juegan a la política palaciega y se protegen buenamente servidos en los planes médicos. Algunos, hasta son mas ricos con la crisis que nos mantiene tirados en el piso, casi sin posibilidad de levantarnos. La crisis engorda varios bolsillos de estos “patricios” que celebran con caviar del Mar Negro y champan de Burdeos mientras se nos exilia más de un cuarto de millón de seres humanos, los trabajadores chapotean en la precariedad y la probabilidad de un salario de $4,50 la hora para los jóvenes está cada vez mas cerca, los viejos caminan, cabizbajos con pensiones de hambre y riesgo de perderlas. Con mala, o, sin atención médica

A la Universidad pública la han manoseado a gusto y gana dejándola en una posición muy endeble académica y organizativamente. Descabezaron, y creo que con razón (se lo merecian), su cúpula directora. Todo apunta a que otros de los hermanos del gobernador es responsable de este otro desastre. Su hermano mayor y de quien siempre se ha rumorado, gobierna desde algún “bunker” como un moderno Rasputín luego de salir de la presidencia de la Universidad. Se dicen también otras cosas de Don Antonio Garcia Padilla, pero nos alejaría del tema. 

Ahora también nos quieren fumigar con un producto venenoso para neutralizar la pandemia del Zica. De esto opina todo el mundo. Que  debe haber fumigación aérea. Que no, que es peligroso para humanos y ambiente, pero no hablan ni se ponen al frente los que deben y saben. Hablan los federales. Hablan los locales. Se contradicen allá y acá. En cualquier lugar del mundo ante una emergencia las autoridades elegidas toman el control de la situación junto a los científicos que conocen y dominan el tema. Aquí, alto y claro, deberían hablar y dirigir la Secretaria de Salud, La Epidemióloga del Estado, el colegio de químicos y sí la recomendación es No esparcir el químico de forma aérea, pues no se hace y se acabó, Sī los federales dicen SI, pues montamos una revolución y los mandamos a fumigar a la “madre de ellos”, pero debemos terminar con esos múltiples discursos que se contradicen y donde hasta el ex-jefe de los bomberos y la directora del WIC dan recomendaciones. 

Esto sucede porque no tenemos gobierno y en medio de la acefalía, Alejandro Garcia Padilla le pone la guinda al pastel: junto a su familia se va de vacaciones…Es posible tomar vacaciones en la situación que nos encontramos?

Ahora también nos dan una vuelta de tuerca con el mentado UBER en guerra con los taxistas. Esa guerrilla es la más torpe e idiota que recuerdo. Si hubiese gobierno, eso se arregla con una mesa y seis sillas. Ustedes hacen esto y esto. Ustedes esto otro y otro. Los requisitos igualitarios son para ambos y ahora…..afuera todos….a trabajar

El agobio que sentíamos porque las cosas iban empeorando en todo el devenir del país (público y privado) ya se ha convertido en certeza. Solo deberíamos exigir, como en todas partes del mundo, MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA. De este gobierno y el anterior han salido personas que saben con exactitud como nos condujeron a chapotear en la mierda y no les podemos permitir que callen. Deberían hablar solitos , sin presiones. Pero si insisten en callar, los deberemos obligar a hablar, no con apremios, no con torturas, no con amenazas…Con investigaciones honestas que los desnude ante el país para que la verdad nos haga libres y de paso, ellos, empiecen a liberarse también.

Por aqui lo despido aunque ni siquiera tocamos a los mayorales de la Junta de Control Fiscal que, con látigo en mano, aterrizarán un día de estos, supuestamente, a ordenar “nuestros” asuntos. La invasión y sometimiento de un pueblo sobre otro se consigue con ejércitos en guerra o con la dependencia económica.  Veremos!! A que altura estaremos.                         

                                                     

Sitio oficial del periodista

Carlos Weber